“Di primero lo que la gente quiere oír…Ya habrá tiempo para decir, la verdad”.

Haciendo zapping en la tele, oí la frase que he puesto en el titular.

Era una película americana de trama política que estaba terminando. Cambié de canal… pero me quedé con la frase de uno de los personajes, repantingado en su despacho, hablando con su ayudante: -“Di primero lo que la gente quiere oír… Ya habrá tiempo para decir la verdad”.

Estas cosas ya no son de la política “made in USA”. También aquí se utilizan los mismos subterfugios, las mismas estrategias, las mismas formas de comunicación.

Para muestra, lo que estamos viviendo estos días con los recortes del gasto público, de los salarios de funcionarios, de las pensiones…

-“No… Si es que yo esto lo veía venir. ¡Nos han tenido engañados todo este tiempo! Estábamos a punto de salir de la crisis, todo iba muy bien… ¡Y mira!”

Hace falta ser inocente para no admitir que el concepto de VERDAD es hoy algo variable, amoldable, manipulable, interpretable…

-“¿Jura usted decir la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad?”

Y… ¿qué verdad quiere que le diga?

La verdad es hoy un valor de conveniencia.

Puede ser un tema de discusión pero creo que lo evidente no es muy discutible y ésta es una evidencia constatada en nuestra vida. En todos los estamentos y situaciones.

Para “ilustrar” lo que afirmo me voy a limitar a reproducir unos párrafos del libro de Ayn Rand “La rebelión de Atlas”. Proceden de un diálogo entre un científico y una mujer empresaria.

Empresaria: -“Estamos tratando un asunto científico”.

Científico: -“¿Científico? ¿No estará usted confundiendo los términos? Sólo en el reino de la ciencia pura, la verdad es un criterio absoluto, pero la ciencia aplicada y la tecnología están relacionadas con gente. Y cuando se trata con el público, intervienen consideraciones al margen de la verdad.”

Empresaria: -“Aceptaron su declaración, pero es una mentira”.

Científico: -“¿Cómo es posible manejarse con la verdad cuando se trata de la gente? Las cuestiones relacionadas con la verdad no guardan relación con los asuntos sociales.

Empresaria: -“Entonces, ¿qué guía las acciones humanas?”

Científico: -“Las necesidades del momento, respondió el doctor encogiéndose de hombros”… “Así es la vida social. Alguien ha de sacrificarse, a veces injustamente, pero no existe otro modo de vivir en sociedad. ¿Qué se puede hacer?”

Continue Reading