¡Ha llegado la hora de la verdad de la “Ley antidescargas!

Este es sólo el principio: La ley de Economía Sostenible, aprobada por el Consejo de Ministros, tiene que seguir el camino inevitable de su tramitación parlamentaria, de la redacción del reglamento, etc., etc…

¡Ahora es cuando llega la hora de la verdad! ¡Ahora es cuando la Ley empezará a tomar forma definitiva!

¡Es el momento de las enmiendas, de que los “representantes del pueblo”, trabajen, se reúnan en comisiones, oigan los informes de juristas, reciban la “presión” de los lobbys, de los internautas, de los medios de comunicación, de los que se dicen expertos, de los menos expertos…!

Parlamento español

Y, finalmente, después de negociar y pactar los unos con los otros, Sus Señorías tendrán que VOTAR y dar así el espaldarazo definitivo a lo que será la Ley, con todo lo que incluye.

Ha empezado la cuenta atrás.

En 1992, las empresas españolas, sufrimos el impacto de la LORTAD (Ley Orgánica de Regulación del Tratamiento Automatizado de los Datos de Carácter Personal).

Fue la trasposición MÁS DURA de una Directiva que afectaba a todos los miembros de la Unión.

En España, aquella Ley contenía como un mensaje subliminal de “os vais a enterar”. ¡Y vaya si nos enteramos!

La Ley venía a “castigar” la utilización de listas ilegales y los envíos de publicidad a direcciones obtenidas por medios fraudulentos. Sí es cierto que, en aquel momento, entre otros posibles desmanes, se “comerciaba” con el Censo, sólo asequible a los Partidos Políticos…

¿Cuáles fueron las consecuencias? Pues que pagaron justos por pecadores, imponiéndose sanciones tremendas, por ejemplo, por errores en una dirección o cosas parecidas.

Cualquier sobre con tu nombre era sospechoso. -“¿De dónde habrán sacado mi dirección? ¿Por qué me envían a mi esto? ¿Quién les ha dado mis datos? ¿Qué saben de mí?”…

¡Daba miedo recibir una carta…! ¡Y daba miedo utilizar una lista por muy segura que pareciera…!

La Fecemd ha trabajado durante dieciocho años (¡y sigue trabajando!) para hacer PREDECIBLE a las empresas lo que desde la Agencia de Protección de datos y la Audiencia Nacional resultaba IMPREDECIBLE. Reuniones, propuestas, encuentros… incluso con TODOS los grupos parlamentarios.

Con la Ley “Sinde”, siento en el estómago la misma sensación angustiosa de todos estos años amenazados por la LORTAD.

Si lo que pretendía la LORTAD era un “escarmiento total”, afirmo que lo consiguió.

Ahora hay otra revolución en marcha y es la que va a afectar al SPAM telefónico. ¡Acaba de empezar! En su desarrollo también ha estado presente la Fecemd.

¿Qué va a ocurrir con la nueva Ley de Economía Sostenible?

Ha llegado el momento de comenzar, una vez más, el trabajo SILENCIOSO Y PERSISTENTE de Fecemd, que, como dice el artículo de Ramón Muñoz en “El País” del sábado 20 de marzo, será “LA NUEVA PATRONAL QUE DEFENDERÁ LOS INTERESES DE LAS EMPRESAS EN INTERNET”.

Lo que hay que defender es lo LEGÍTIMO, lo JUSTO, lo PRUDENTE, lo RAZONABLE, lo que TIENE SENTIDO, lo que INTERESA a EMPRESAS Y USUARIOS, lo que es NATURAL, lo que la DEMOCRACIA exige, lo que los DERECHOS obligan, lo que INTERNET tiene que ser para TODOS…

Lo que digamos en este y en otros blogs tiene poca o ninguna relevancia. Ahora hay que hacer el trabajo que hay que hacer pero sin ruido…

ES la hora del POCO RUIDO Y MUCHAS NUECES.

Continue Reading

¿Más “borregos” que antes?

El 3 de marzo de 2010 asisto en Barcelona a la Jornada de AECEM FECEMD sobre “Coolhunting y Web 2.0”.

La dirige Víctor Gil, autor del libro “Coolhunting: El arte y la ciencia de descubrir tendencias”.
Manada de ovejas
Uno de los asistentes interviene y plantea que, antes de la penetración de Facebook y de otras redes sociales, “éramos como borregos” que seguíamos lo que decían las Marcas. Ahora podemos dar nuestra opinión y conocer lo que dicen otros usuarios…

El ponente de la jornada, Víctor Gil, responde planteando una pregunta: “¿No seremos ahora más borregos que antes?”

En su interesante exposición, Víctor Gil nos había hablado de las “habilidades” que proporciona el “Coolhunting” para anticipar tendencias y explicó, muy visualmente, la diferenciación entre NOVEDAD, TENDENCIA y MODA.

Ante la cuestión de si “ahora seremos o no más borregos”, hizo algunas interesantes reflexiones.

Decía Víctor Gil que los medios de comunicación tradicionales, al ser “tendenciosos”, consiguieron que las redes sociales subieran en credibilidad.

Antes, los medios de comunicación, la familia, la Iglesia…, que ahora están en plena crisis, nos daban “referencias”.

Ahora lo que seguimos en las redes sociales es lo que dicen “los demás”, la “muchedumbre”, sostenía Víctor Gil.

Pero lo que dicen “los demás” -afirmaba Gil- no es más creíble y, de hecho, la confianza en esas opiniones, está empezando a cambiar en el perfil más avanzado de usuarios de Internet.

Hay desconfianza en los blogs porque, se sabe que, algunos, reciben “contraprestaciones”. Y ciertas recomendaciones que pueden seguirse en las redes, generan dudas porque también están condicionadas.

Esto hacer que, los que antes desconfiaban de las marcas, vuelven atrás.

Comentaba Víctor Gil que el fenómeno de las redes sociales “tampoco se puede afirmar que haya llegado para quedarse definitivamente”.

Empieza a haber gente que se siente controlada por el “grupo” y, como pasa en la vida de los pueblos, que todos se enteran de todo, resulta oprimente.

Hay personas que se están dando de baja de su red. Algunas Webs ayudan a hacerlo…

Del individualismo hemos pasado a la sociabilidad y el “buen rollo” de las redes sociales, para algunos, ya no es apetecible.

¿Serán esos los que empiezan a sentirse “borregos”?

Continue Reading