¿Tienes en cuenta el rastro que estás dejando en Internet?

Mi cuñado Curro tiene una memoria prodigiosa. No sólo recuerda detalles minúsculos de su vida si no también de la vida de los otros.

Cenando ayer con él, saludó en el restaurante a un amigo que no veía desde hacía 20 años. ¡Lo dejó boquiabierto!

-Pero ¿cómo es posible que te acuerdes de tantos detalles, de nombres, fechas, momentos… de mi propia familia? -le preguntó su amigo.

-Una memoria como la mía -respondió Curro-  tiene el gran inconveniente de que recuerdas todo, incluso lo malo…y eso a veces hace sufrir…

El memorión de mi cuñado me hizo pensar en “La Memoria Imborrable de Internet”, el Gran Poder del Siglo XXI. Después, quién sabe…

Internet lo archiva todo. Y Google lo encuentra… O Yahoo, o Microsoft…

Eric Schmidt, Consejero Delegado de Google, decía en una entrevista publicada en agosto por “The Wall Street Journal” que en el futuro algunos jóvenes querrán tener el derecho de cambiar sus nombres para borrar el rastro que dejaron en las redes sociales y en los navegadores…

El mal uso que, a veces, se hace de estas cosas tan a nuestro alcance, puede tener en el futuro consecuencias demoledoras para nuestra “reputación personal”. De hecho ya las están teniendo para algunos que han perdido una oportunidad laboral o no han sido aceptados en algún centro docente, o se les ha escapado un acuerdo comercial…  

Hoy escribes en el buscador el nombre de una persona que acabas de conocer o que quieres contratar y te encuentras con inesperadas sorpresas: noticias que le incluyen en actividades no muy claras, negocios que no conocías, procesos judiciales, opiniones manifestadas… Cosas que están ahí, imborrables, en la Red.

Ya no hay Agencia de Protección de Datos que valga ni Derecho a la intimidad que nos proteja. Nada escapa a Internet. Para lo bueno y para lo malo.

Cuidar de nuestra reputación personal en Internet es ya un tema de relevante actualidad. Las grandes marcas ya están ocupándose seriamente de ello.

Para empezar, el sistema educativo debería incluir una nueva asignatura que enseñe a los jóvenes, desde la ESO, el uso responsable de Internet, Facebook, Tuenti, Twitter, Tumblr… y lo que vaya viniendo… teniendo en cuenta la huella digital que dejamos detrás y sus impredecibles efectos.

La naturaleza nos ha proporcionado a los humanos un cerebro con memoria para almacenar recuerdos pero también con la capacidad de olvidarlos… ¡Afortunadamente! Porque olvidar es imprescindible para nuestra salud mental.

Pero La Red no olvida. No borra nada… Al menos, por el momento.

Deberíamos pedir a los colegios y universidades en los que estudian o estudiarán nuestros hijos, sobrinos, nietos… que les enseñen el buen uso de Internet y de las redes sociales para defenderse de la Memoria Eterna de Internet. Asignatura obligada para estos tiempos.

Estudiar historia sigue siendo importante, pero resulta que ahora nosotros escribimos en Internet la nuestra propia y puede quedar registrada para siempre. A no ser que algo cambie.

Continue Reading

Se necesita hacker

Entras en Google y pones la palabra “hacker” y tienes a tu disposición un mundo de información y de tecnología al alcance de cualquiera; y más si eres un informático avispadillo…

Cualquier ordenador, cualquier password, cualquier acceso al más restringido de los mundos se va abriendo sin oponer resistencia y sin hacer ruido.

Millones de ordenadores de todo el mundo; probablemente el mío también, están “poseídos por esa fuerza del mal” que accede sin que tú lo percibas a cualquier cosa que hagas en Internet.

Las grandes corporaciones contratan los servicios de empresas especializadas para obstaculizar y tratar de hacer infranqueable el acceso de los hackers a sus secretos.

-“Es casi inútil… Siempre encuentran la vuelta. Nosotros damos dos pasos ellos y buscan un tercero…” Lo decía un Guardia Civil experto en seguridad informática, que trabaja en los Servicios Especiales, muy sofisticados por cierto, que posee la Guardia Civil.

“Luego, además, como las legislaciones son tan distintas en cada país, estos pillines encuentran la gatera por donde escurrirse y se hace imposible perseguirles y, menos aún, darles caza”. En otros estados, como en España, hay policía experta en delitos en la red. Pero cuando nosotros vamos, ellos vuelven…”

Hackers “buenos” y hackers “malos” (crackers)… Los buenos son los que están al servicio del orden y de la legalidad en Internet y los “otros” son los que buscan las vueltas para alterar, por ejemplo, el precio de artículo en una tienda on line y hacer la compra a un precio ridículo sin que el sistema lo detecte…

La de hacker es una profesión con poca “aceptación social”. Suena a delincuente informático.

¡Hay una gran demanda de profesionales! Como detalle, una importantísima empresa de seguridad y protección en internet que trabaja, incluso, para la Administración, contrató a su personal ¡en un congreso e hackers!

Yo apostaría por crear un Programa de Formación Profesional que permitiera acceder a un Título Oficial de Hacker….

Los usuarios, ademas, tendríamos que recibir un CURSO ACELERADO DE PROTECCION, para, antes de estrenar un dominio, aprender lo que SÍ podemos hacer y lo que NO en Internet.

¿Tenemos miedo a navegar por Internet?

Cuento la reacción de una empresa muy potente y conocida. No hay más acceso a internet desde la compañía y los mensajes de correo, inevitables, se realizan a través de una cuenta a desde la cual la información transmitida y recibida está tasada y, casi diría, codificada… Se terminó internet para todo el personal que colabora en la empresa.

Algunas personas solicitan tarjetas virtuales con saldos limitados y barreras de control para hacer hasta las compras de billetes por Internet.

¿De verdad se está poniéndose tan seria la cosa?

Continue Reading

El peor día de mi vida

Esta noche el cielo está en silencio.

No hay lucecitas intermitentes de aviones volando entre las estrellas.
Mirar al cielo es ver la inmensa soledad sideral. Como la veían los astrónomos egipcios hace miles de años. Incluso, y sin ir tan lejos, como la veían nuestros abuelos hace tan solo 70 años.

El primer aviador que realizó un vuelo nocturno fue el francés Emilio Aubrun, un 30 de marzo de 1910.

Desde entonces las noches se han ido llenando de aviones que cruzan el cielo, confundiendo el brillo de sus luces con el de las estrellas.

¿A dónde irá ese vuelo? ¿De dónde vendrá?

Y te imaginas a los pasajeros dormitando a diez mil metros de altura y a las azafatas recogiendo las bandejitas de las cenas y a los pilotos relajados en su cabina.

Pero esta noche no hay aviones en el cielo. Las cenizas del volcán Eyjafjälla se han esparcido por la atmósfera, sin anunciarlo previamente. Y muchas vidas han cambiado.

También aquel 11S lo cambió casi todo. Como lo cambiaría una explosión atómica en Londres o el impacto de un meteorito gigante sobre la Tierra.

La sacudida que hemos experimentado con la explosión del volcán Eyjafjälla en Islandia, nos viene bien para asumir que la vida es un regalo que tomamos por descontado, como lo NORMAL, pero que puede alterarse brutalmente por algo inesperado.

El jueves, día 16 de abril de 2010, la Madre Naturaleza nos mostró quién manda aquí.

Ese día, y otros que han seguido, están siendo para algunas personas EL PEOR DÍA DE SU VIDA.

Repentinamente tomamos conciencia de lo que significa no saber cuándo llegarás a tu destino porque un volcán impide volar a los aviones. Planes truncados, encuentros fallidos, negocios desbaratados, amores interrumpidos, momentos desesperados…

¡Volar! Algo que forma parte de lo cotidiano, como la electricidad, el agua caliente, o el teléfono… repentinamente lo valoramos como uno de los bienes más preciados de nuestra civilización.

Hoy me planteo, y planteo, a quien quiera responder, una pregunta.

Cualquier respuesta servirá para reflexionar sobre la FRAGILIDAD de algunas cosas que valoramos como imprescindibles y que, sin ellas, nuestra vida sería menos vivible…

Y esta es la pregunta:

Si te dieran a elegir entre estas DOS cosas que podrían DEJAR DE EXISTIR ¿cuál de las dos crees que, al desaparecer, haría cambiar más la VIDA?

ELIGE: El transporte aéreo o Internet.

Enjuto Mojamuto, el notable personaje de Muchachada Nui, ya conoció el peor día de su vida…

http://www.youtube.com/watch?v=pvgNB1ND-jM

Continue Reading