¿Cómo puede llegar lejos un matrimonio sin romperse?

Cómo puede llegar lejos un matrimonio sin romperse?Mi matrimonio ha resultado de larga duración. Ha crecido contra viento y marea como esas secuoyas del Yosemite Park, tan anormalmente longevas que ya existían cuando se construyeron las Pirámides…

Hoy no es cosa frecuente aguantar mucho tiempo “a” la misma pareja o “con” la misma pareja y menos “contra” la misma pareja. Por eso más del 50% de los matrimonios se separa.

Entre los que continúan, algunos lo hacen por diferentes conveniencias. Otros envueltos en sarcasmos, reproches y peleas, pero unidos por inexplicables y poderosas ataduras. Los menos porque saben ir dando forma al amor que es algo que cambia como la vida misma, como cambian las células de nuestro cuerpo o los sentimientos del alma.

Los humanos padecemos la enfermedad epidémica de la “Resistencia a la convivencia en pareja”. Si la dejas avanzar, resulta mortal. La mayoría de las parejas, en uno u otro momento, la sufrimos.

Algunos remedios ayudan a paliarla; no siempre a curarla. Por ejemplo acompañar al otro sin empujarle, respetarle, sonreir, compartir lo justo y necesario, superar el egoísmo, dejar espacios, entender la libertad.

Hay que ser muy persistente con el tratamiento. En realidad no debe interrumpirse nunca.

Vivir en pareja requiere paciencia y constancia. Y creatividad para cuando decae la ilusión poder inventar otras nuevas.

Si nos sometiéramos a un “análisis de compatibilidad” antes de elegir vivir juntos, en muchas ocasiones daría “error”.

Pero no. No nos sometemos a ese test y elegimos desde la pasión o desde la razón, pero sin ninguna seguridad de que la cosa funcione.

Ese sí que es un gran tema: ¿qué elementos influyen y tienen peso en la elección de la pareja? El amor, el enamoramiento… sí. Pero hay más cosas que forman parte, consciente o inconcientemente, de la decisión.

Y uno se sube al tren de vivir juntos con la locomotora de la ilusión del para siempre. Luego se van enganchando al tren vagones y más vagones: los hijos, la suegra, la hipoteca, el curro, las dudas, las infidelidades, el dinero, las enfermedades, la familia, las nueras, los yernos, los nietos, etcétera, etcétera… y el ciclo continúa..

Con tantos vagones el tren se hace pesado y a la locomotora de la ilusión, a veces, le cuesta remontar las pendientes. En esos momentos es cuando alguno decide apearse del tren…

Por eso hay que añadir permanentemente a la caldera de la locomotora más combustible de optimismo, de buen humor, de implicación, de compromiso, de responsabilidad, de integración, de generosidad, de alegría, de superación…

Ese puede ser, quizás, el mejor pegamento para unir a una pareja decidida a empujar en la misma dirección.

Creo que no hay mucho más.

Continue Reading

Vacaciones de verano para los que tienen curro.

Vacaciones de verano.

Cruceros por el Báltico, hoteles en la República Dominicana, vuelos a paraisos cercanos… Sueños al alcance de la Visa.

Algunos anuncios ofenden sin quererlo.

Pienso en esas personas que el año pasado por estas fechas, veían ofertas de viajes en la TV y hacían planes. Este año hacen zapping y se saltan los anuncios porque ojos que no ven, corazón que no siente. ¡Aunque sí siente!

Nuestro mundo está hecho para los que pueden pagárselo. Pero compartimos las mismas tentaciones los que se lo pueden permitir y los que casi todo les resulta inalcanzable.

¡Esta sociedad es un milagro! O pensamos que en ella puede ocurrir el milagro. Por eso vienen a nosotros hasta en patera. Es que hay lugares peores de los que escapar y donde los milagros nunca suceden.

¡Debemos empujar el consumo para que la economía crezca, dicen los economistas!

Incitar a consumir tiene cierta indecencia si uno piensa en los que lo están pasando mal. Pero todo se mueve en el mismo cauce y una cosa alimenta a la otra y asi sucesivamente.

La publicidad de caribes, islas griegas y playas de Levante, aunque apunte a su “target”, alcanza también al padre de familia en paro. Y eso es lo que ofende quizás.

No es inocuo, la verdad. No es inocuo estimular el consumo sin padecer por los que perdieron su trabajo y ven oscuro el porvenir.

Aunque da energía ver a gente que para salir adelante, a pesar de las vacas flacas, no se resigna. Gente que dice sí a trabajos que otros no quieren. Gente que saca tiempo y ganas de estudiar para dar un cambio de rumbo a sus vidas cuando la oportunidad surja. Y esa oportunidad a ellos sí les llegará .

Nuestra sociedad es para los ambiciosos. Y para los que combaten y ponen los medios para recuperar sus ambiciones.

En estos tiempos en los que algunas ambiciones resultan inaccesibles para muchos, ciertas tentaciones publicitarias pueden herir la sensibilidad social. Creo. Y más en tiempos de vacaciones de verano siempre soñadas.

De todas formas algún alivio nos ha dado la Selección Española de futbol ganando el mundial. Estas emociones no arreglan la vida pero calman los nervios….

¡Y vaya usted a saber si una sobredosis de optimismo como esta empuja a todo el pais hacia adelante!

Puede ser que sí.

Continue Reading