¡Cuidado! ¡Puede ser peligroso el nivel de confort que disfrutamos!

Las personas, las empresas, las instituciones, los países… todo lo que tiene que ver con la condición humana necesita la misma energía para progresar: visión, empuje, esfuerzo, entrega, ilusión… Y asumir riesgos.

Quienes tenemos la suerte de haber nacido en este lado del mundo tomamos por descontado lo que la civilización nos regala. Mientras tanto la mayor parte de la humanidad sufre graves penurias. Además, la brecha entre ellos y nosotros se agranda sin piedad. Ahí tenemos el mayor problema de la humanidad y sin solución visible.

Llegar hasta donde nosotros hemos llegado ha supuesto el empeño de nuestros padres, abuelos y bisabuelos. Ellos pelearon duro para dar a sus hijos y a nosotros una vida nueva.

Viene bien de vez en cuando echar una mirada hacia atrás y, de paso, enviar un recuerdo agradecido a quienes, con su trabajo, ayudaron a ponernos donde hoy estamos.

Nos parece lo normal la TDT, los smartphones, el AVE, la Villeda y el Nespresso… Nuestros hijos y nietos no pueden imaginar cómo era España hace tan solo 60 años. “Bienvenido Mister Marshall” les parece una película de la prehistoria…

En el cine americano de esos mismos años se veían cochazos con dirección asistida y aire acondicionado mientras en muchos pueblos de Castilla, Extremadura, Andalucía… la gente tenía que ir a buscar el agua a la fuente pública con un burro y dos tinajas.

Nos hemos instalado en tal nivel del confort que algunos trabajos ya no nos parecen dignos de nuestro nivel de vida… y se los encomendamos a los inmigrantes. Entretanto, montones de jóvenes “Ni Ni” (Ni estudian, Ni trabajan) viven del cuento amarrados a la economía paterna…

Pienso a veces que no es que no haya trabajo sino que lo que padecemos es un fatal exceso de confort.

El confort puede producir una esclerosis paralizante. No sólo a las personas; también a los estados.

El doctor Hans Rosling (http://tinyurl.com/32fzttp) ha hecho profundos estudios sobre la evolución del mundo desde los años 50 hasta el 2010. Dice que los más ricos, como Luxemburgo o Suecia, no tienen que luchar para alcanzar mayores cotas de confort. Ni tampoco tienen que competir con otros países a los que alcanzar. Y eso, dice Rosling, les hace incapaces de “predecir” su futuro.

El debate político en países ricos y acomodados, dice Rosling se limita a los próximos tres años. En cambio, si hablas con dirigentes de India o China, sus planes miran 25 años más allá. ¡Hablan y sueñan sobre cómo será el mundo que dejarán a las próximas generaciones!  Saben a dónde van, a lo que aspiran, que en realidad, es a las mismas cotas de confort que disfrutamos ahora nosotros.

Ese es su reto. La ambición y la energía que les mueve.

Es peligroso instalarse en el nivel de confort que nos ofrece la sociedad.  Y de que también lo hagan nuestros jóvenes. Quienes vienen empujando con fuerza y con ganas de progresar pueden no solo alcanzarnos sino dejarnos de lado.

Nuestro confort no es un don que nunca podemos perder. Para darse cuenta de ello también conviene echar una mirada hacia atrás y fijarnos en lo que ocurrió en otros pueblos, bien cercanos a nuestra cultura…

A buen entendedor…

Continue Reading

Mi abuelo… ¡ese sí que supo salir de las crisis!

1929. Mi abuelo, Juan Morera (30 años), en Windsor, con mi abuela, una amiga de la familia y mi madre.

Se enfrentó a ellas sin miedo ni pereza ni vergüenza. Como muchos de los abuelos de principios del siglo XX.

Con 19 años cruzó los Pirineos para evitar el servicio militar…Vivió en Francia, Inglaterra, Argelia y Bélgica. Fue un emigrante, como tantos otros, que puso los medios para salir adelante y encontrar un futuro.

Su vida estuvo llena de riesgo y aventura, alegría y sufrimiento, vacas gordas y flacas, optimismo y buen humor…

De él aprendí cosas que han inspirado mi vida.

– “Llegarás donde quieras llegar. Serás lo que crees que puedes ser. Casi todo va a depender de ti. No culpes a nadie. Tú eres quien ha de poner los medios y el esfuerzo…”

A los humanos, y más cuando somos jóvenes, nos cuesta darnos cuenta de las cosas. Y el tiempo se escapa, a veces, sin enterarnos de nada.

 – “Quiero vivir la vida“, oyes decir a algunos quinceañeros que, todavía, no han entendido la cosa.

Bueno….yo también tuve mis quince años gilipollas. Tampoco entendí a la primera lo que mi abuelo me iba sembrando. Pero lo sembraba. Y lo regaba con estímulos. Por eso fue germinando.

Nunca me dijo “tonto”, “inútil”, “nunca harás nada”, “con todo lo que nos sacrificamos por ti” “eres un vago…” NO. Nunca me dijo eso. ¡Todo lo contrario!

Muchas familias y muchos maestros desconocen o no saben utilizar los recursos positivos, tan efectivos para animar y empujar a la gente.

– “Eso de que fulanito ha tenido mucha suerte en la vida -decía mi abuelo- la mayoría de las veces tiene que ver con los medios que ha puesto para que esa suerte le llegue. Hay personas predestinadas a cuidar cerdos que se han convertido en grandes personajes y otros nacidos en buenas familias son unos desgraciados. ¡Nosotros construimos nuestra suerte!

En España, una parte de la sociedad ha olvidado uno de los principios esenciales que construyen el progreso: la educación.  

Los políticos, entretenidos en sus propios debates, no han caído en lo que estaba ocurriendo hasta que la contundencia de los datos les ha dicho que España es uno se los países más incultos de Europa.  

Cuando nos ha ido bien y la economía tiraba, no hemos apretado y exigido lo suficiente a los jóvenes el sacrificio de estudiar y esforzarse.

Estábamos adormecidos en el confort de sentirnos ricos para siempre.
Ni la escuela, ni los maestros, ni los padres, ni el sistema en general han puesto las ganas y la pasión que hacen falta para estimular la necesidad de formarse.

¡Qué suerte tuve con mi abuelo! A él le sobraba pasión, inspiración y positivismo que son los recursos que sirven para hacer crecer a las personas. 

Si emites pasión recibes pasión.

Creo que la sociedad y nuestros políticos han emitido aburrimiento y es lo que recogemos. Por eso nos va a costar más que al resto de la Unión europea salir de la crisis.

-“Cuando empiezas a plantearte que las cosas no van como quisieras– aseguraba mi abuelo-, cuando sientes que deberías cambiar ¡hazlo! Tu instinto te dice la verdad“.

Hoy más que nunca recuerdo a mi abuelo. Tenía razón. Se fue en 1979 pero su fuerza me acompaña siempre.

Continue Reading

Vacaciones de verano para los que tienen curro.

Vacaciones de verano.

Cruceros por el Báltico, hoteles en la República Dominicana, vuelos a paraisos cercanos… Sueños al alcance de la Visa.

Algunos anuncios ofenden sin quererlo.

Pienso en esas personas que el año pasado por estas fechas, veían ofertas de viajes en la TV y hacían planes. Este año hacen zapping y se saltan los anuncios porque ojos que no ven, corazón que no siente. ¡Aunque sí siente!

Nuestro mundo está hecho para los que pueden pagárselo. Pero compartimos las mismas tentaciones los que se lo pueden permitir y los que casi todo les resulta inalcanzable.

¡Esta sociedad es un milagro! O pensamos que en ella puede ocurrir el milagro. Por eso vienen a nosotros hasta en patera. Es que hay lugares peores de los que escapar y donde los milagros nunca suceden.

¡Debemos empujar el consumo para que la economía crezca, dicen los economistas!

Incitar a consumir tiene cierta indecencia si uno piensa en los que lo están pasando mal. Pero todo se mueve en el mismo cauce y una cosa alimenta a la otra y asi sucesivamente.

La publicidad de caribes, islas griegas y playas de Levante, aunque apunte a su “target”, alcanza también al padre de familia en paro. Y eso es lo que ofende quizás.

No es inocuo, la verdad. No es inocuo estimular el consumo sin padecer por los que perdieron su trabajo y ven oscuro el porvenir.

Aunque da energía ver a gente que para salir adelante, a pesar de las vacas flacas, no se resigna. Gente que dice sí a trabajos que otros no quieren. Gente que saca tiempo y ganas de estudiar para dar un cambio de rumbo a sus vidas cuando la oportunidad surja. Y esa oportunidad a ellos sí les llegará .

Nuestra sociedad es para los ambiciosos. Y para los que combaten y ponen los medios para recuperar sus ambiciones.

En estos tiempos en los que algunas ambiciones resultan inaccesibles para muchos, ciertas tentaciones publicitarias pueden herir la sensibilidad social. Creo. Y más en tiempos de vacaciones de verano siempre soñadas.

De todas formas algún alivio nos ha dado la Selección Española de futbol ganando el mundial. Estas emociones no arreglan la vida pero calman los nervios….

¡Y vaya usted a saber si una sobredosis de optimismo como esta empuja a todo el pais hacia adelante!

Puede ser que sí.

Continue Reading