¡Cuidado! ¡Puede ser peligroso el nivel de confort que disfrutamos!

Las personas, las empresas, las instituciones, los países… todo lo que tiene que ver con la condición humana necesita la misma energía para progresar: visión, empuje, esfuerzo, entrega, ilusión… Y asumir riesgos.

Quienes tenemos la suerte de haber nacido en este lado del mundo tomamos por descontado lo que la civilización nos regala. Mientras tanto la mayor parte de la humanidad sufre graves penurias. Además, la brecha entre ellos y nosotros se agranda sin piedad. Ahí tenemos el mayor problema de la humanidad y sin solución visible.

Llegar hasta donde nosotros hemos llegado ha supuesto el empeño de nuestros padres, abuelos y bisabuelos. Ellos pelearon duro para dar a sus hijos y a nosotros una vida nueva.

Viene bien de vez en cuando echar una mirada hacia atrás y, de paso, enviar un recuerdo agradecido a quienes, con su trabajo, ayudaron a ponernos donde hoy estamos.

Nos parece lo normal la TDT, los smartphones, el AVE, la Villeda y el Nespresso… Nuestros hijos y nietos no pueden imaginar cómo era España hace tan solo 60 años. “Bienvenido Mister Marshall” les parece una película de la prehistoria…

En el cine americano de esos mismos años se veían cochazos con dirección asistida y aire acondicionado mientras en muchos pueblos de Castilla, Extremadura, Andalucía… la gente tenía que ir a buscar el agua a la fuente pública con un burro y dos tinajas.

Nos hemos instalado en tal nivel del confort que algunos trabajos ya no nos parecen dignos de nuestro nivel de vida… y se los encomendamos a los inmigrantes. Entretanto, montones de jóvenes “Ni Ni” (Ni estudian, Ni trabajan) viven del cuento amarrados a la economía paterna…

Pienso a veces que no es que no haya trabajo sino que lo que padecemos es un fatal exceso de confort.

El confort puede producir una esclerosis paralizante. No sólo a las personas; también a los estados.

El doctor Hans Rosling (http://tinyurl.com/32fzttp) ha hecho profundos estudios sobre la evolución del mundo desde los años 50 hasta el 2010. Dice que los más ricos, como Luxemburgo o Suecia, no tienen que luchar para alcanzar mayores cotas de confort. Ni tampoco tienen que competir con otros países a los que alcanzar. Y eso, dice Rosling, les hace incapaces de “predecir” su futuro.

El debate político en países ricos y acomodados, dice Rosling se limita a los próximos tres años. En cambio, si hablas con dirigentes de India o China, sus planes miran 25 años más allá. ¡Hablan y sueñan sobre cómo será el mundo que dejarán a las próximas generaciones!  Saben a dónde van, a lo que aspiran, que en realidad, es a las mismas cotas de confort que disfrutamos ahora nosotros.

Ese es su reto. La ambición y la energía que les mueve.

Es peligroso instalarse en el nivel de confort que nos ofrece la sociedad.  Y de que también lo hagan nuestros jóvenes. Quienes vienen empujando con fuerza y con ganas de progresar pueden no solo alcanzarnos sino dejarnos de lado.

Nuestro confort no es un don que nunca podemos perder. Para darse cuenta de ello también conviene echar una mirada hacia atrás y fijarnos en lo que ocurrió en otros pueblos, bien cercanos a nuestra cultura…

A buen entendedor…

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Thank you for the sensible critique. Me and my neighbor were just preparing to do some research about this. We got a grab a book from our local library but I think I learned more from this post. I am very glad to see such great information being shared freely out there.

  2. Fundamental es la educación de esas nuevas generaciones que están por llegar. Volver a retomar los valores de sacrificio, de luchar por tus objetivos, de aprender y aprender… ya no porque de ello dependa el plato de comida, si no porque de ello depende tu realización personal.

  3. No puedo estar más de acuerdo contigo Juanjo.. el nivel de vida del que gozamos “adormece” literalmente la ambición y energía de las nuevas generaciones. La generación NINI que comentas no tiene ninguna preocupación por el futuro porque, hagan lo que hagan, dan por asegurado una cena caliente, y una casita donde poder convivir con su pareja. Para ellos, ese privilegio es derecho adquirido y el estado tiene la obligación de proporcionárselo sin que ellos hagan el menor esfuerzo por ganarlo. El problema es que no solo lo veo en esta generación NINI, lo veo en una gran parte de la sociedad. Todo el mundo da por hecho que no es necesario esforzarse al máximo porque ya el Estado te dará una ayuda, un subsidio de paro, una extensión del subsidio del paro… una casa gratis, etc.

    Un flaco favor que nos hace el término “la sociedad del bienestar” y las políticas sociales universales (para todos) que, aun poniendo todos los medios para que éstas generaciones sean la más preparadas de la historia, ha propiciado que sean más comodonas y apáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *