¡O aprendes a respetar a los demás o…!

 “Yo seguiré dejando fumar en mi bar. Seré un insumiso y ¡que vengan a por mí!”.

Muchas personas (fumadores y hosteleros, particularmente), piensan que la ley de “el fumar se va a acabar” es intransigente, intolerable, inasumible…

En general, casi todas las leyes sirven para prohibir algo. Cosa que resulta necesaria algunas veces ya que, de otro modo, hasta las democracias serían un desmadre.

Mi amigo León Poplasky, polaco con pasaporte americano, decía: “The Unites Estates is the country of freedom where everything is forbidden…” (Estados Unidos es el país de la libertad donde todo está prohibido…).

Sí; es cierto que nuestra sociedad padece un exceso regulatorio. Pero algunas leyes son irremediables porque obligan a respetar los derechos de los demás. Y esto o se hace por reacción natural o el palo de la ley lo pone en su sitio.

Desde hace más de cuarenta años la ciencia ha demostrado que el tabaco es nefasto para la salud. A pesar de ello, la ley que entró en vigor el 2 de enero de 2011, no prohíbe fumar. Allá cada cuál con su salud. Y quien quiera seguir pagando los impuestos del tabaco que continúe haciéndolo…

Lo que la Ley prohíbe es contaminar al no fumador convirtiéndolo en “fumador pasivo”, lo que conlleva un gran coste para la Sanidad pública…

En la serie de TV  Madmen todo el mundo fuma como chimeneas. Vemos, incluso, a un ginecólogo encender su cigarrillo antes de examinar a su paciente que espera con las piernas abiertas…

Eran los “felices 60”, justo cuando comienzan los primeros avisos serios de que fumar produce cáncer.

Cada tiempo admite usos y costumbres peculiares.

Los reyes de Francia hacían sus necesidades por los pasillos y salones de palacio. Los romanos vomitaban en medio de una comilona sin levantarse del triclinio, para poder seguir comiendo. Y no hace tantos siglos que la gente, ante la ausencia de alcantarillado, lanzaba sus porquerías por la ventana al grito de ¡agua va!

Fue el 9 de noviembre de 1999 cuando quedó prohibido fumar en los aviones. ¡Sólo han transcurrido once años! Se asumió y punto.

Pero que ahora una ley prohiba fumar en los espacios públicos cerrados es otra cuestión.

 -” Con esta ley me van a hundir el negocio.”

 Tal cosa no ocurrirá. En los ayuntamientos de España se están recibiendo solicitudes de licencias para abrir terrazas con calefacción radiante, como en Berlín, Bruselas, Paris… donde las calles en invierno tienen ahora otra vida.

Algunas de estas calles se convirtieron en peatonales por decisión municipal en contra de sus airados comerciantes. Luego el tiempo demostró que fue  beneficioso para ellos.

Con todo lo discutible que sea, esta ley va a cambiar muchos usos y costumbres. Y será mejor para todos.

Guillermo Viglione, fumador de casta, decía en su columna en El Diario Vasco del domingo 30 de enero:

 – “Creo que no recuerdo colectivo más tolerante que el de los no fumadores. Durante el último siglo nos han aguantado tanto que hemos acabado pensando que no les molesta nuestro humo. O que incluso les gusta.”

Al final, lo verdaderamente importante es aprender a sentir el respeto hacia los demás. Eso es todo.

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Hola Juanjo:

    Me parece muy interesante todo lo que dices. Es cierto que tienes razón en muchas cosas, por ejemplo, el grado de adaptabilidad que tenemos. Al final, no nos queda otra…
    Yo, únicamente discrepo en un punto con esta nueva ley y es: Si esto tenía que llegar, que parece ser era previsible, porqué hicieron a los hosteleros adaptar sus locales? Y no hablo de grandes cadenas hosteleras, sino del pequeño “barero” que muy probablemente tuvo que meterse en un crédito para poder habilitar su local. Cierto es, que han sido los menos, pero los ha habido y en mi opinión, injustamente, van a tener que seguir pagando algo ya completamente inútil. Como siempre, los daños colaterales afectan a los mismos.

    Fdo. Una fumadora encantada con esta nueva ley

  2. Completamente de acuerdo, punto a punto. Aquí, en nuestro país, “los Estados Desunidos de España” se hace un drama de todo. Somos el último país de la UE donde se ha prohibido fumar. Somos el furgón de cola.. de todo, o casi todo. El tabaco mata a muchas personas y es vergonzoso y lamentable, desde todo punto de vista, que sigan muriendo tantas personas por su adicción al tabaco. Más lamentable aún, si cabe, que hayan muerto o mueran fumadores pasivos.

    Es cierto que cada vez “gozamos de menos libertades”…innegable. Debe ser el precio de ser tan modernos y “civilizados”, pero es lo que hay.
    Lo siento mucho: La ley es la ley y, guste o no, ha de respetarse. El problema es que en este multiestado NO LA RESPETA NADIE, empezando por los partidos políticos y por eso no debe extrañarnos encontrarnos con “Viriatos” que estén dispuestos a morir en su “bar-castillo”inmolados bajo las cenizas de sus colillas”…paciencia, ciudadanos. Esto es un proceso…nos queda mucho. Seamos felices en lo posible.

  3. Fantástico artículo Juanjo! No puedo estar más de acuerdo! ¡Cuánto miedo generan los cambios! Lo que los hosteleros subestiman o parecen olvidar es la tremenda capacidad de adaptación del ser humano…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *